miércoles, 26 de octubre de 2011

Salto Monjas La Esperanza

Este bello lugar formado por un precipicio de aguas o cascada natural  que se origina por la caída libre  que lanza centenares de metros cúbicos   de las  frías aguas del  alto rio Apulo, que recorren un  hermoso  valle de la agreste región del Tequendama,  bañando en su travesía las inspecciones de la Esperanza,  San Javier  y San Joaquín y de otros municipios de la región del Tequendama. 
                                                                            
Que agradable visitar esta caída de aguas  en la inspección de La Esperanza ,  desde  Bogotá  por las tierras frías de Zipacon, sentir la calidez de  Cachipay  siguiendo el antiguo recorrido del desaparecido tren a Girardot,  vestigio del cual, quedan las ruinas de sus estaciones, rieles y traviesas que cuarenta  años después se resisten a desaparecer. Son la gloria de un pasado claudicante  que trajo progreso y bienestar a turistas y pobladores.   La ruta Mondoñedo y  Hospicio  también nos ofrecen la posibilidad de conectar con  la Esperanza,  e internarse hacia la hacienda y convento de las Monjas, pasar por la vieja casona  antigua propiedad de descanso  del abuelo López  Pumarejo  ex presidente de Colombia y por el camino empedrado, ver los sembradíos de plátano bocadillo para la exportación de la hacienda El Refugio.                                                                                                                   
                                                                                                                    
Es un lugar apacible donde solo se escucha las interminables notas de las corrientes ,que danzando por entre  las piedras de esa gran vertiente , dejan  admirar  lo cristalino de sus aguas   y  con un baño en esa regadera natural,   sentir  la  fría sensación  de esos chorros que  masajean  el  cuerpo como buena hidroterapia ,después de una calurosa caminata.
Desde allí se pueden planear diversas caminatas por  rutas que  conducen por  hermosos parajes  de cultivos  y de bosques nativos , propicias para los amantes del ecoturismo,  por entre hermosos    senderos   como  la travesía por el antiguo  camino real que se  inicia en Bojacà  o Zipacon.
 Un buen plan para relajarse de las   contaminantes ciudades y del arduo trajín  de una semana agitada,  en un recorrido de pocos kilómetros de Bogotá. Fácil es  contactar innumerables  lugares de descanso en un clima benigno de 18 grados, que le ofrece La  Esperanza  en  hoteles de buena calidad,  fincas  y  hasta conventos para retiros espirituales,



1 comentario:

  1. buenas y donde se puede acampar cerca del salto de las monjas? :)

    ResponderEliminar